Archivar en 2019

Adoración eucarística histórica en la Sagrada Familia

El pasado 22 de junio tuvo en lugar en Barcelona un acontecimiento histórico: la vigilia eucarística «Cristo Vive«, en el templo expiatorio de la Sagrada Familia, co-organizado por diferentes realidades eucarísticas de la ciudad: las adoraciones nocturnas del Templo del Sagrado Corazón de Jesús (Tibidabo) y de la Adoración Nocturna Femenina, así como las 3 capillas de adoración perpetua (San Sebastián en Badalona, el Real Monasterio de Santa Isabel en el barrio de Sarriá y la capilla M.E Riquelme junto al Paseo de Gracia)

 

La idea surgió del Cardenal Omella, inicialmente prevista para haberse realizado en el Tibidabo, pero tras realizar una estimación de asistencia de miles de personas, finalmente se optó acertadamente por la Sagrada Familia.

La vigilia se organizó en dos grandes partes. Primero un acto general, abierto a todo el mundo, en el que durante 2 horas se pudo adorar al Señor en la nave principal del Templo, junto con cantos, testimonios, rezo de vísperas y bendición final de los fieles y de la ciudad. Después, en la cripta, el Santísimo quedó expuesto para ser adorado por turnos de vela de 2 horas hasta la mañana siguiente, turnos cubiertos por los adoradores de las capillas co-organizadoras del acto.

El acto resultó un gran éxito desde todos los puntos de vista:

  • A nivel espiritual: 12 horas de adoración eucarística continuada en el Templo, con unos 2.000 adoradores en el acto general (de 20h a 22h) y cientos de ellos en los turnos de vela que se organizaron posteriormente en la cripta y que cubrieron diferentes realidades eucarísticas de la ciudad hasta las 8 de la mañana del domingo.
  • A nivel pastoral: un impulso muy claro y notable desde la diócesis hacia la Eucaristía, invitando a toda la comunidad a vivir este tesoro que tenemos en la Iglesia Católica, que no es más ni menos que la misma persona de Jesucristo, que vive y está presente entre nosotros, todos los días, hasta el final de los tiempos (cf. Mt 28, 16-20)
  • A nivel humano: una gran asistencia y muestra de apoyo al Cardenal, en estos días difíciles que vivimos en la Iglesia, en una ciudad tan secularizada como Barcelona, en un fin de semana en el que acaba el curso escolar y que ha coincidido con el puente de San Juan, festivo en todo Cataluña.
  • A nivel organizativo: un acto impecable, precioso, con todos los detalles a punto. El acceso sin problemas de colas, la música (combinando música litúrgica para el rezo de vísperas con cantos actuales de nueva evangelización a cargo de unos jóvenes), los testimonios-oración de adoradores de diferentes edades, que dirigieron al Señor… todo ello en ese gran templo que es la Sagrada Familia.

Esa noche seguro que se hizo realidad uno de los sueños de Gaudí, ver el templo lleno de adoradores. Pidamos al Señor por una futura adoración perpetua en la Sagrada Familia y esperamos que esta vigilia pueda repetirse todos los años. Enhorabuena al Cardenal Omella y la organización de la Sagrada Familia y realidades eucarísticas de Barcelona por esta iniciativa.

Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar.

Alguazas abre una capilla de Adoración Perpetua, la segunda en la Diócesis de Cartagena

La Diócesis de Cartagena cuenta con una nueva capilla de Adoración Eucarística Perpetua, que se encuentra en la ermita de la Purísima de Alguazas. El pasado viernes, el Obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, presidió la Eucaristía de la tarde en la parroquia de San Onofre de Alguazas. Al finalizar la celebración, Mons. Lorca trasladó el Santísimo Sacramento desde el templo parroquial hasta la ermita.

A partir de ese momento, en esta pequeña ermita, en la que solo se celebra la misa de los domingos a las 9:00 horas, el Santísimo Sacramento permanecerá expuesto 24 horas al día, los 365 días del año, gracias al compromiso de 300 voluntarios que, como explica María Martha Leavy, coordinadora de la capilla, “donan su tiempo para cuidar a Jesús Sacramentado”. Estos adoradores se reparten en turnos de una hora a la semana, excepto durante la noche, que los turnos son de dos horas. Las personas interesadas en formar parte de este grupo de voluntarios pueden rellenar el formulario que encontrarán en la capilla. Para Leavy, este es un lugar “donde encontrarse con Jesús y también para los que no creen y quieren encontrar un momento de paz”, cuidado en todo momento por los adoradores, personas que forman “una cadena de oración infinita y cuidan de la capilla”

La ermita de La Purísima se encuentra en la vía principal del casco antiguo del municipio, ubicada dentro de una zona ajardinada.

En la Diócesis de Cartagena, además de en esta capilla de Alguazas, también se puede adorar al Santísimo de manera ininterrumpida en la capilla de Santiago Apóstol de Murcia, que se encuentra en el Palacio Episcopal, abierta a los fieles desde hace más de 10 años.

Sabadell ya cuenta con una capilla de adoración perpetua

El 13 de mayo de 2019 se inauguró en Sabadell (Barcelona) la primera capilla de adoración perpetua de la diócesis de Terrasa. Ahora la iglesia del Inmaculado Corazón de María, en el centro de Sabadell, tiene las 24 horas del día las puertas abiertas para la adoración al Santísismo.

Se trata de la primera capilla de adoración perpetua de la diócesis de Terrassa. El Santísimo Sacramento quedó entronizado en la Iglesia del Inmaculado Corazón de María de Sabadell tras la celebración de la Santa Misa y solemne procesión desde la Iglesia de Sant Feliu.

Más de 400 adoradores de todas las edades han hecho posible dar este paso para tener al Santísimo expuesto y en continua adoración las 24 horas del día.

Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar.

DE UNA HOMILÍA DEL OBISPO DE REGGIO EMILIA

En una reciente homilía el Sr. Obispo de Reggio Emilia-Guastalla, Italia, Monseñor D. Massimo Camisasca se refirió a la adoración perpetua y a su experiencia como adorador. Aquí el fragmento de un largo discurso improvisado:

La adoración eucarística fue la universidad de mi vida, de ella aprendí el silencio, la teología de la historia. ¿Quién lidera el mundo? ¿Trump, Macrom, la Merkel? No, el mundo es guiado por ese pequeño e indefenso pedazo de pan, que parece no hablar. En la medida de nuestra costumbre con Él, la Eucaristía nos habla continuamente y nos revela ciertos horizontes que nuestro diario afán ni siquiera sabe cómo conocer. Durante la adoración eucarística podemos ver los horizontes del universo, de la caridad universal del Padre, los horizontes de su abajamiento a los infiernos del mundo para elevar al pueblo a su rostro y a su beso. Sí, bésame Señor con los besos de tu boca, así comienza el Cantar de los Cantares. En la Eucaristía y en la adoración eucarística, besa Él continuamente a nuestra humanidad y nos lleva de nuevo a la experiencia conyugal de nuestro sacerdocio. Espero que haya más centros de adoración perpetua en nuestra diócesis. Pido a Nuestra Señora en este Año Santo del Ghiara, que crezcan los lugares de peregrinación en nuestra diócesis, como una vigilancia suprema y ayuda a los pobres. ¿No puede nuestra fraternidad renacer de todos estos caminos? Profundizando nuestra pertenencia a Cristo y a la Iglesia, nosotros, que somos un cuerpo, un espíritu, que tenemos una sola esperanza, como dice San Pablo, en la carta a los efesios, descubrimos ser miembros unos de otros porque somos miembros de su cuerpo. 

Mons. Massimo Camisasca, Obispo de Reggio Emilia, Italia,

Mayo 4, 2019

MISIONES EN CURSO

Tres misiones para adorar a Jesús Eucaristía día y noche y siempre.

Tres son los sitios con misiones para establecer la Adoración Eucarística Perpetua. Dos en Cataluña: en las iglesias de Sant Pere de Tarrasa y en Cor de María de Sabadell -ambos en diócesis de Tarrasa-, y otra en Alguazas (Murcia).

La iglesia de Sant Pere de Tarrasa es una preciosa iglesia románica del siglo VI, totalmente restaurada y la adoración perpetua se tendrá en la capilla lateral del Santísimo; la iglesia de Cor de Maria pertenecía a los Padres Claretianos. Actualmente hay adoración diurna durante los días de la semana y está ubicada en el centro de Sabadell. En Alguazas la capilla donde se adorará al Señor en adoración perpetua es la Ermita de la Purísima, del 1700, situada en la céntrica Calle Mayor. Alguazas es una localidad de 9000 habitantes, ubicada en el centro de una comarca, por lo que la misión ha incluido a varios pueblos circundantes.

Las misiones, en todos los casos, se han llevado a cabo durante las Misas dominicales mediante predicaciones o anuncios, en grupos eclesiásticos y con encuentros y vigilias de adoración.

Tanto Alguazas como Sabadell son misiones que están avanzadas y se espera que puedan, todas las tres, iniciar en el mes de mayo.

 

La Adoración Perpetua es una gracia de Dios para este tiempo. Por ello, pidamos al Señor que nos conceda la gracia de poder adorarlo sin interrupción en esos tres sitios en el próximo mes.

La capilla de adoración perpetua de Mérida ha cumplido un año

D. Celso Morga bendijo una nueva custodia para la exposición del Santísimo

La adoración perpetua en Mérida, en la iglesia del Carmen, ha cumplido su primer año de vida el 19 de marzo.

Desde ese día, este templo se ha convertido en santuario eucarístico, lugar de adoración, silencio, recogimiento y meditación, lugar de encuentro con el Señor.

Este martes, día de San José, don Celso presidió la Eucaristía en la iglesia del Carmen y al finalizar la misma bendijo la nueva custodia para exponer el Santísimo.

Más de 400 personas están comprometidas como adoradores

Hoy, más de 400 personas están comprometidas como adoradores, pero, dado que el templo está abierto las 24 horas del día, durante este año miles de personas han compartido en la capilla su intimidad con el Señor.

Pedimos a Dios que nos ayude a ser adoradores en ‘espíritu y en verdad’, que nuestra adoración se traduzca en vida que haga presente el amor de Dios en nuestra tierra

Como destaca el sacerdote Paco Sayago, a cuya circunscripción pertenece esta iglesia, “un año después de aquel memorable 19 de marzo, con el salmista proclamamos que ‘El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres’, damos gracias al Padre de las misericordias y le pedimos que nos ayude a ser adoradores en ‘espíritu y en verdad’, que nuestra adoración se traduzca en vida que haga presente el amor de Dios en nuestra tierra”.

El coordinador de la adoración perpetua en Mérida, José Ramón Zurdo, reconoce que este año “ha sido un inmenso regalo del Señor. Seguro que son muchas las gracias que ha derramado el Señor, tanto en los adoradores como en el resto de su Iglesia”.

Fuente: https://www.meridabadajoz.net/la-capilla-de-adoracion-perpetua-de-merida-cumplio-un-ano/

Empieza la misión para la adoración perpetua en Sabadell

Marzo de 2019. En Tarrasa y en Sabadell parten sendas misiones con el objetivo que Jesús Eucaristía sea adorado en Adoración Perpetua. Las predicaciones, para conseguir personas que acepten ofrecer al menos una hora semanal de adoración, se llevan a cabo en celebraciones eucarísticas y en reuniones de movimientos. En el programa inmediato están las Misas, adoraciones y charlas los días 14 de marzo en St Pere de Terrassa y 18 de marzo en l’Immculat Cor de María de Sabadell.

Empieza la misión para la adoración perpetua en Terrassa

Marzo de 2019. En Tarrasa y en Sabadell parten sendas misiones con el objetivo que Jesús Eucaristía sea adorado en Adoración Perpetua. Las predicaciones, para conseguir personas que acepten ofrecer al menos una hora semanal de adoración, se llevan a cabo en celebraciones eucarísticas y en reuniones de movimientos. En el programa inmediato están las Misas, adoraciones y charlas los días 14 de marzo en St Pere de Terrassa y 18 de marzo en l’Immculat Cor de María de Sabadell.

 

DIOS EXISTE Y NO ERES TÚ, ¡RELÁJATE!

Jose Ignacio Munilla, Obispo de San Sebastian.
Artículo publicado en el Diario Vasco con motivo del inicio de la Cuaresma

En el mes de enero estaba haciendo mis ejercicios espirituales anuales, cuando una expresión que nos dirigió el predicador me llegó al alma de una forma especial: «Dios existe y no eres tú; ¡relájate!»… Acaso aquellas incisivas palabras nos puedan ayudar a todos a acoger la llamada a la conversión que Jesús de Nazaret realizó al comienzo de su vida pública, y que la Iglesia reitera al inicio de la Cuaresma: «Convertíos y creed en el Evangelio».

Estamos ante una invitación a descubrir a Dios como el sentido último de cuanto existe y acontece.

No se trata de creer en Dios al modo de una convicción teorética, sino de comprender que la existencia de Dios funda el sentido de la totalidad de la vida. El caso del beato Carlos de Foucauld (S. XIX-XX) es significativo para entender lo que quiero expresar. En un primer momento, él vive de espaldas a Dios; posteriormente comienza a orar diciendo: «Dios mío, si existes, haz que yo te conozca»; para terminar concluyendo: «Desde que me enteré de que Dios existe, mi vida ya no tiene sentido sin Él».

Es importante tener en cuenta que, además del ‘ateísmo teórico’, que niega la existencia de Dios, existe también un ‘ateísmo práctico’, propio de quien vive la vida sin ninguna coherencia con la fe que profesa; es decir, como si Dios no existiera.

Estos ateos prácticos no se han percatado de que, puesto que Dios existe y es Creador y Señor de todas las cosas, está presente y actúa en el mundo, en nuestras vidas, en sus vidas… En realidad, la frontera entre la creencia y la increencia no es abstracta, sino existencial. Lo determinante no es creer que Dios existe, sino que yo existo para Dios, y que soy su hijo amado, irreemplazable para Él.

Ocurre que la ausencia de fe en Dios (sea en la forma de ateísmo teórico o práctico) genera un gran cansancio. Es un hecho que el hombre moderno se siente muy cansado, incluso agotado (aunque en realidad no es un cansancio proporcional a su trabajo).

Existe un cansancio existencial, que es la consecuencia de no haber encontrado sentido a la vida. Es lo que los clásicos designaban como la ‘acedia’. ¡Es agotador pretender ser dioses! Es extenuante pretender tener el control último sobre nuestra propia vida, olvidando la existencia de una providencia que nos cuida y nos conduce. La falta de un sentido último de la vida se traduce en una dispersión agotadora, provocada por la falta de unidad interior. Quizás sea por esto, por lo que Jesús nos hizo aquella inolvidable invitación en el Evangelio: «Venid a mí los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré» (Mt 11, 28).

Se trata de que nos percatemos de que solo Dios es Dios, y de que nosotros no lo somos. Y si nosotros no somos Dios, el resto de las cosas por las que tanto nos preocupamos, tampoco lo son.

Una grandísima parte de nuestros sufrimientos, preocupaciones y agobios nacen de haber puesto nuestro ego en el centro del universo. La confianza en Dios es fuente de paz, mientras que la desconfianza es estresante.

Pues bien, llegados a este punto, podemos concluir que en la llamada de Cristo a la conversión, se conjugan, como una sola, dos invitaciones: adoración y abnegación; es decir, poner a Dios en el centro, y relativizarnos a nosotros mismos. Como dice Éloi Leclerc: «Si aprendiésemos a adorar, atravesaríamos la vida con la tranquilidad de los grandes ríos».

Ahora bien, la adoración no consiste solamente en acudir a una capilla de adoración perpetua, sino en tomarse en serio la abnegación interior que se requiere para que Dios sea realmente el centro de nuestra vida. Abnegarse no es otra cosa que arrinconar nuestro amor propio y educar nuestra sensibilidad en la santa indiferencia ignaciana.

Me permito concluir esta Carta cuaresmal con una propuesta práctica sobre cómo ejercitarnos en esa purificación interior, tan íntimamente ligada a la adoración. La tradición cristiana ha propuesto en el inicio de la Cuaresma la tríada: oración, ayuno y limosna.

La abnegación más agradable a Dios, será sin duda aquella que más nos ayude a ser libres para la adoración y el ejercicio de la caridad.

Pues bien, ¿no sería, tal vez, especialmente adecuada para esta Cuaresma la abnegación referida al buen uso de la tecnología? ¿Cuántas personas sufren al sentirse atrapadas por la adicción al juego online de las casas de apuestas, a la pornografía en Internet, o al simple uso compulsivo de los teléfonos móviles; hasta el punto de alterar gravemente sus relaciones personales? Necesitamos recuperar nuestra libertad para poder adorar a Dios y para poder servir al prójimo.

Es un hecho que las nuevas tecnologías de la comunicación son un buen siervo, pero un malísimo señor. La herida narcisista que llevamos dentro de nosotros es explotada de forma cruel desde las adicciones tecnológicas, haciendo de nosotros unos esclavos postmodernos fácilmente manipulables. No en vano, la dictadura más consolidada es aquella que consigue que los esclavos sientan placer en serlo.

Pero volvamos a la tesis de partida: la Cuaresma es una oportunidad inmejorable para redescubrir la llamada que nos hace Jesucristo: «Convertíos y creed en el Evangelio»; es decir, «Dios existe y no soy yo». Estamos llamados a vivir en la confianza en Dios (« ¡relájate!»), pero no al modo narcotizante de la Nueva Era, sino fundados en la tríada cuaresmal: adoración, abnegación y ejercicio de la misericordia.

Jose Ignacio Munilla, Obispo de San Sebastian.

Artículo publicado en el Diario Vasco con motivo del inicio de la Cuaresma